• Facebook
  • Twitter
  • Carnaval de Málaga TV
Carnaval de Málaga [WEB OFICIAL] - La Fiesta del Invierno Cálido
01
María Teresa Campos y Antonio Banderas
A. Banderas: "Señoras....
Mª Teresa Campos: ...Y señores.
A. Banderas: Hoy.
Mª Teresa Campos: Aquí, en este teatro.
A. Banderas: En este teatro milagrosamente hecho muchacho.
Mª Teresa Campos: En este Cervantes que es una caja donde se guardan los secretos de los amores dramáticos y de las risas simpáticas.
A. Banderas: En este escenario donde nacen la música y la palabra.
Mª Teresa Campos: El verbo y la comedia.
A. Banderas: Se inicia.
Mª Teresa Campos: Ya se inicia.
A. Banderas: La fiesta de las fiestas.
Mª Teresa Campos: ¡El Carnaval!.
A. Banderas: La fiesta del tararí colorido.
Mª Teresa Campos: La fiesta del ahora, que mañana es tarde.
A. Banderas: La fiesta del "¿mascarita me conoces?".
Mª Teresa Campos: La orgía del yo soy tú, y tú quién eres?.
A. Banderas: El laberinto pasional de todas las confusiones.
Mª Teresa Campos: La fiesta de antes que venga la señora Cuaresma con su polisón de meter la pata y la nariz donde a nadie le importa.
A. Banderas: La fiesta de la pachanga pachanguera y de la música musicona.
Mª Teresa Campos: La fiesta del esconde la mano que viene la vieja.
A. Banderas: La brilla del brilla en los ojos, en los ojos vedados por los antifaces y las fiebres de las ocultaciones.
Mª Teresa Campos: El festival del angel de los ojos vendados.
A. Banderas: Y todo ello aquí, en esta ciudad.
Mª Teresa Campos: En este lugar soñado por los poetas, en esta pasión en el sur que es:
Ambos: ¡Málaga!
A. Banderas: En Málaga que es una emoción en el recuerdo, una muchacha siempre esperando.
Mª Teresa Campos: Que es un horizonte dibujado por una biznaga.
A. Banderas: En Málaga, nacida sin pecado.
Mª Teresa Campos: Luminosa en el sol.
A. Banderas: Graciosa en las orillas de sus playas.
Mª Teresa Campos: En Málaga que no conoce la culpa.
A. Banderas: En una Málaga abierta, mirándose día a día en el mar, intercambiando su belleza, haciéndose aire oloroso, tacto sutilísimo para ser solo caricia al inesperado y amoroso toque de sus azules encendidos.
Mª Teresa Campos: En Málaga, sabia en minerías y bronces, aguerrida, en un pase perpetuo en la historia de las libertades, abierta a todas las corrientes, vigilante y constitucional desde su balcón único de Gibralfaro.
A. Banderas: En una Málaga nacida en los montes: pechos de mujer que le han dado lo mejor de su savia hasta marcar los vinos con su nombre.
Mª Teresa Campos: En una Málaga nacida en este Mediterráneo, en una Málaga de El Palo y las Jaberas, de las jábegas fenicias con sus ojos de perfil espantado en pestañas, de mirar sutilísimo buscando siempre en lo hondo de lo hondo la plata escurridiza de sus boquerones que bailan la danza gastronómica de los abanicos.
A. Banderas: En una Málaga que es un vuelo plural en el que las gaviotas intercambian su naturaleza con las plumas del parque y con ellas se confunden.
Mª Teresa Campos: Porque todas las palomas son picassianas y tienen vocación de paz.
A. Banderas: Porque todas las gaviotas pertenecen al sueño malagueño de Picasso.
Mª Teresa Campos: En una Málaga que se mira a sí misma, y se recoge en el espeso brillo de su sangre.
A. Banderas: En una Málaga que se traza desde el jondo sentir, la cuchillada tremenda de su cante.
Mª Teresa Campos: En una Málaga, muchacha siempre dormida en el teje y maneje gracioso de su Puerta Oscura.
A. Banderas: En una Málaga, vivísimo muchacho, jugando a marinero en la esquina graciosa de su Puerta del Mar.
Mª Teresa Campos: En una ciudad que conoce el misterio de dos puertas únicas, de claridades, una; la otra, de oscuridad y duende, y ambas trenzadas en una sola pasión vital.
Pausa... A. Banderas: El pecado es perder la gracia de Málaga, quedarse en la distancia, en la melancolía.
Mª Teresa Campos: Málaga se clava como una verdad absoluta, e inunda el alma y los sentidos, y los rebosa.
A. Banderas: Y hoy la ciudad está inquieta como una novia en una fecha señalada por el amor.
Mª Teresa Campos: O como un novillero cuando el reloj se empecina en dar una hora en punto.
A. Banderas: O como el público que espera el paseillo de la novia o el sí del torero frente al toro.
Mª Teresa Campos: Porque hoy Málaga tiene ya hecho su hatillo de Carnaval.
A. Banderas: Y es que Málaga, desde lo excesivo, quiere sublimar lo cotidiano. Una ciudad que amaneciera en su puerto entre jábegas lineales y antigüas que volvieran a romper filas a la altura del morro.
Mª Teresa Campos: Una ciudad que representara, como si solo fuera realidad, el verdadero sentido que el poeta le (...) al nombrarla entre todas Ciudad del Paraíso.
A. Banderas: Y aquí, aquí precisamente está la clave de la natural disposición de Málaga para el Carnaval, ciudad única, no tentada, desconocedora del aliento malicioso del pecado, ciudad soñada entre todas las bellas durmientes del Mediterráneo, ciudad única.
Mª Teresa Campos: Y este es nuestro pregón, el decirnos que el cuerpo no es cuerpo si un corazón no lo alienta, y que el Carnaval será solo parte de la nada si nosotros no lo alzamos en un clamor que se extienda por toda Málaga, un clamor de alegría, un grito único y feliz porque....
Ambos: ¡Esto es Carnaval, esto es Carnaval, esto es Carnaval!".
FacebookTwitterRSS FeedPinterest

Subir al Inicio
Organizadores
Banner Colaboradores